El dolor como materia prima de la persuasión

El primer paso de la persuasión podría ser la superación del dolor, del fracaso y cómo se gestiona el duelo.

Si el ser humano huye del dolor porque tiene que seguir “conquistando”, ¿cuáles son los pasos que tiene que dar para cambiar dolor por energía positiva?

En primer lugar, debe observar el dolor como si éste fuera un pez en la pecera, desde fuera. Después elaborar internamente un relato en positivo sobre su propio dolor.

El tercer paso es sacarle un poquito de chispa, hacer algún gag de humor. El último es probar la nueva versión de los hechos.

Supongamos que una mañana te enteras de que uno de tus más cercanos clientes ha contratado a tu más directo competidor, ha sido una buena bofetada. Claro, por eso no te cogía el teléfono…

El primer paso, el de la pecera, es pensar que no hay nada personal, da igual si lo hay o no…

Ponerte en sus zapatos e intentar ver cuáles son las ventajas que ha visto en la competencia con respecto a tu oferta.

Lo siguiente es pensar en lo mucho que habéis aprendido juntos el cliente y tu durante el tiempo que habéis compartido y quéutilidad ha supuesto para tu empresa.

El tercer paso, relativizarlo y sacarle un poquito de chispa,sería pensar a qué cliente de tu competencia y competencia de tu cliente vas a llamar, no es un juego de palabras, es una estrategia, seguro que también se ha enterado de la última partida (del juego).

Lo siguiente es pensar que siempre es mejor tener nuevos amiguitos, más aprendizajes, más seguridad e ilusión (por la novedad) y actuar en consecuencia.

De esta forma,el pez que estás observando podría pasar de tiburón blanco a pescadilla de pincho.

Pero sin duda, todo este proceso, por el dolor que supone, es una lección de aprendizaje sin pagar la inscripción en una escuela de negocios, que también es una ventaja.

Si aplicamos este proceso al dolor provocado por situaciones personales recomendaría el mismo tratamiento, en definitiva se base en: tomar conciencia para intentar en la medida de lo posible racionalizarlo.

Sacar los puntos de aprendizaje, relativizar los efectos y ver las nuevas oportunidades en positivo para que despierten la energía de la ilusión. Esto es igual en la familia, en la empresa, porque se basa en la psicología básica del ser humano.

Un consejo para las nuevas “conquistas”, debes hacer que el otro, tu posible cliente, tenga conciencia de la necesidad y que ésta encaje como anillo al dedo con tus productos o servicios, manejar los tiempos de relación y percibirlo como un reto para que no falte energía.

¡Ah! Ten cuidado con los celos, si durante los procesos de relación con el cliente te has acercado a otras personas con poder de su empresa o entorno,puede haber sido un error…

Una receta mucho más directa para que el dolor se convierta en materia prima de la persuasión es pensar que “agua pasada no mueve molino”o que “hay más peces en el mar”, que estarás cansado de mirar la pecera, ¡maldito tiburón blanco!

Mi recomendación es que se utilice como último remedio, después de haberlo intentado una y otra vez.

Porque la persuasión consiste en seguirlo intentando, con orden y concierto, una y otra vez, ¡hasta el infinito y más allá!

Por cierto, ya es la hora de tu próximo intento, ¡a persuadir!

Deja un comentario

Identificarme con mi cuenta de:



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas