Investigación: Criterios de valoración de bromas.

Estos criterios fueron consensuados por un grupo de tres personas, dos consultores de formación y un cómico profesional colaborador habitual en las acciones de formación sobre este taller para Human Profit Consulting.

Criterios para identificar una broma blanca:

1. En las bromas se diferencia con claridad el planteamiento y el cierre. Si la broma que envía en el documento, que ha ido elaborando a lo largo del taller, señala como planteamiento o cierre, lo que en realidad es la broma, esto es, la broma existe y ha funcionado, pero está íntegra escrita en el planteamiento o en el cierre, sin diferenciar correctamente, se considera válida.

2.Que provoque una sonrisa en algunos de los participantes del taller, es suficiente con la sonrisa de una de las personas.

3.Que sea blanca, están basadas en el tópico “uno mismo” o aspectos muy cercanos (actividad profesional, lugar de nacimiento o residencia…). No serán consideradas válidas aquellas bromas que recurren al chiste, utilicen una “traducción” de un chiste ya existente o un tópico muy manido, deben ser originales. (P.e: “el que vino al mundo y no bebió vino, a qué vino”).

4.Una broma será considerada como puntuable si se basa en la verdad y el dolor del que la dice, aunque recuerde a otras bromas (P.e: bromas sobre apellidos y otros tipos de juegos de palabras. Siempre que no estén montadas sobre chistes, dichos o tópicos populares)

5. Para considerar una broma como blanca y puntuable tienen que cumplir los cuatro puntos anteriores.

Las bromas producidas se diferenciarán, además de por el tipo de broma, por la calidad de estas. Las hemos diferenciado en: (1). Sencillas, (2) Buenas y (3) Excelentes. Los números significan el peso que les damos. Los criterios para decidir cómo asignar la calidad de cada broma son estos:

(1). Sencillas. Son bromas que, aun provocando una leve sonrisa, tienen una clara mejora en cómo está escrito el planteamiento y el cierre, seguramente los propios autores las habrían perfeccionado si hubieran contado con un poco más de tiempo. También pueden ser blancas, pero atienden a un tópico que no es exactamente el uno mismo, pueden recordar a un chiste o simplemente el grado de sonrisa que provocan es muy leve. Fuera del contexto en el que han sido producidas no suelen provocar risas o sonrisas.

(2). Buenas. El planteamiento y el cierre están diferenciados de forma clara. Provocan una sonrisa tanto en el ambiente en el que han sido generadas como fuera de él, si las leyera un tercero la calificaría como graciosa. Son blancas, se apoyan bien en el tópico de uno mismo, tienen originalidad.

(3). Excelentes. Son bromas que tienen una estructura clara de planteamiento y cierre, no se las podría hacer ningún ajuste gramatical de mejora. El planteamiento genera interés y tensión de forma clara y el cierre resulta inesperado, es sorpresivo y causa una risa sonora de todos los integrantes del grupo. Tiene universalidad, su lectura provoca risa en entornos diferentes al grupo del taller.

Si una broma no aparece en el escrito que nos envían en Word al finalizar el taller, a través del mail, pero la ha utilizado durante su monólogo, la ha verbalizado, los evaluadores la escribirán en su Word de recogida de bromas. Y a la inversa, cuando una broma está escrita, aunque no se haya mencionado cuando se ha contado el monólogo, si cumple con los requisitos anteriores, será contabilizada. Hemos realizado, por tanto, una valoración benévola o extensiva con respecto al humor, pero homogénea a todos los miembros de la muestra.

Deja una respuesta

Identificarme con mi cuenta de:



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.