La estrategia, esa gran desconocida.

Hablar de estrategia mola, nos hace levantar levemente la barbilla… Nos da importancia. La estrategia, es un término super-utilizado en el mundo de la empresa, fundamentalmente por los jefes. Hablamos sobre estrategia de empresa y parece que todos asentimos como si supiéramos cual es.

En mi trayectoria profesional he pasado por cuatro grandes empresas, cuando hablábamos de estrategia en mi cabeza había una especie de “constructo” borroso en la imaginación, eso sí, asertivo en la conversación, todos sabíamos. Por supuesto, casi nada por escrito, casi nada debatido y aterrizado, casi nada evaluado. Se suelen escribir los valores, la misión, los objetivos ¿pero cuál es la estrategia?, igual es que la tenían los de marketing y era suya (¡mi tesorooo!!!), o no pensaron que su principal cliente son los integrantes de la empresa.

La estrategia es el plan que establecemos con el propósito de llegar a conseguir uno o varios objetivos.

“Predecir es muy difícil. Y sobre todo el futuro”, es una frase célebre de Niels Bohr, físico danés.

Es cierto, el futuro podría suceder como le proyectamos, como lo ideamos, pero casi siempre es diferente. Si la estrategia conlleva proyección al futuro y este es bastante impredecible ¿por qué vamos a diseñar estrategias? Igual es por esto que las empresas rara vez comparten la estrategia  con el grupo, se limitan a dar algunas indicaciones sobre tareas porque los que toman decisiones piensan que encaja con la materialización de “la estrategia”.

Las estrategias como las personas las hay de todas las formas y colores; Hay estrategia política (suelen ser los que más trabajan con esta palabra), hay estrategia de marketing, hay estrategia para invertir, para tener relaciones… Cuanto más ambiciosa y lejano en el tiempo esté la consecución del objetivo mayores posibilidades tiene de sufrir un cambio detrás de otro.

Hoy día con la velocidad de los cambios que se están produciendo en sectores como el tecnológico, físico, químico… Predecir qué pasará en un par de años es un juego de dados con múltiples caras.

Sin embargo, es necesario pensar la estrategia, contrastarla y debatirla, escribirla, leerla, reescribirla y si se es líder predicarla. Todo ello ayudará a ir minimizando errores, a conocer nuestros puntos fuertes y a generar ilusión, porque proyectarse en el futuro siempre despierta optimismo.

Deja un comentario

Identificarme con mi cuenta de:



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas