Líderes en la nueva realidad. Gestión de equipos en remoto.

En esta nueva realidad las empresas, en su mayoría, se enfrentan a la incertidumbre. La ruptura con las rutinas del pasado hace que el nuevo escenario se nos presente difuminado, como si fuera una pintura de arte abstracto. Los grandes líderes deberían abandonar su demostrada pericia en el pensamiento lineal que los caracteriza (reducción de costes, lanzamientos de productos, externalización…) y empezar a dotarse y a utilizar un pensamiento más lateral, integral y creativo. ¿Están preparados para abandonar las viejas palancas del cuadro de mandos?

Las respuestas a esta nueva realidad son complicadas en cuanto a los aspectos estratégicos, pero aún lo son más con respecto a la gestión de los equipos en las circunstancias actuales. Ahora los líderes deben dirigir teniendo en cuenta un doble escenario de juego, el profesional con códigos más o menos conocidos, lo que no quiere decir que sean fáciles de manejar, nunca lo fueron, y el escenario personal, con valores, códigos y normas diferentes para cada uno de los miembros de un equipo. ¿Cómo mantener con la moral alta a colaboradores solteros que el Covid19 y el teletrabajo les ha lastrado toda posibilidad de establecer nuevas relaciones afectivas y de socialización? ¿Cómo marcar una agenda de trabajo con hitos de cierta transcendencia en los que están implicados clientes y operaciones de cierto nivel con colaboradores con niños de 0-6 años? O con hijos adolescentes, a veces el capítulo interrupciones son peores. ¿Qué están haciendo las empresas para mitigar el estrés que provocan las situaciones de este tipo? ¿Nuestros líderes tienen recursos para gestionar equipos en remoto de forma eficiente?

En Human Profit pensamos que esta nueva realidad provoca inseguridad, intranquilidad y en muchas ocasiones miedo. Ante esta emocionalidad adversa recomendamos orden, método y disciplina.

Nuestra manera de abordarlo con clientes consiste en implantar en los equipos de managers una metodología basada en cuatro pilares:

Pilar de la conexión. A través de la utilización del humor blanco para generar cercanía y pensamiento positivo.

Pilar del orden. Metodologías ágiles que facilitan en trabajo compartido.

Pilar del Tiempo. Para que la experiencia de empleado sea de implicación y compromiso.

Pilar de la Persuasión. Mover voluntades va más allá de la simple comunicación, es necesario influir en la actitud de los colaboradores y provocar conductas que contribuyan a la añorada eficiencia.

Si en el pasado los programas de “habilidades directivas” carecían de la etiqueta de “urgencia”, (no quiero entrar a comentar si tenían la de “importancia”), en la nueva realidad tiene la etiqueta de “aplicación inmediata”. Si queremos que los equipos vuelvan a ser un todo, un equipo y, por tanto, “que sean más que la suma de las partes”, aunque estén en remoto, los líderes deberán poner inmediatamente en práctica la metodología basada en la conexión.

Deja una respuesta

Identificarme con mi cuenta de:



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.