Los 7 rasgos del persuasor altamente eficiente (III)

Rasgos que definen al presentador eficiente (Innovación y Creatividad). Bloque C

Queremos vivir una experiencia interna cuando nos hablan, es la manera de aprehenderla, de hacerla nuestra, lo demás, por carencia de impacto es olvidable, prescindible… Cuando el presentador no nos hace vivir lo que cuenta ya nosotros elegiremos que película contarnos para vivirla mientras nos cuentan lo que no nos interesa.

El rasgo más elegido con el 82% es “te hace vivir y visualizar lo que cuenta”, queremos ver la misma película que el presentador, pero para esto nos lo tiene que facilitar, hacer posible, despertar los niveles de sugerencia e imaginación, no tiene que describir tiene que “pintar” lo que quiere contar.

¿Que habilidades de comunicación pone en juego alguien que hace vivir lo que cuenta? Seguramente su discurso tiene una secuencia estructurada, tanto si el discurso es de tema como si es de trama, aunque probablemente los más sugerentes son los de trama, y esta secuencia está llena de ejemplos, metáforas, imágenes y emociones en las que apoyar las vivencias. Todo ello requiere una gran habilidad en el manejo del cuerpo y la voz, a la hora de entonar, de dar ritmo al discurso, de utilización de silencios. También requiere una vivaz interacción con el público a través de la mirada, en la que el auditorio deberá ver y experimentar el discurso que el presentador está viendo. Hacer esto requiere una gran dosis de preparación y ensayo.

En segundo lugar se sitúa “resulta original en las ideas, es diferente, sorprende” con casi un 78%. Viviendo en un mundo que nos somete, querámoslo o no a un exceso de información, nuestros sistemas de atención se saturan y sólo despiertan ante lo diferente, lo novedoso, por esto es tan recomendable cambiar de formatos de exposición, salirnos del manido PowerPoint.

En tercer lugar estaría con un 22% “cada vez que hace una presentación es diferente a las anteriores”, la gran diferencia con el rasgo anterior es que no sólo es importante hacer presentaciones diferentes, es que esta diferencia tiene que estar soportada por ideas nuevas y deberá sorprender.

“Es gracioso y simpático (pero no todo el tiempo)” únicamente cuenta con el 15%, quizá porque hay ocasiones que lo gracioso se relaciona con la frivolidad y la carencia de utilidad. En mi opinión lo gracioso tiene que corresponderse con el concepto de “humor blanco” y ubicarse en el arranque del discurso para ayudar a conectar, la utilización posterior deberá estar muy medida para que resalte los mensajes que queremos transmitir.

En último lugar aparece “es una persona atractivo” con el 6% , que cada uno saque sus conclusiones.

Continuará…

Deja un comentario

Identificarme con mi cuenta de:



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas