Sin voz

Fue a hablar y apenas transmitió un ruido gutural, indescifrable y tan leve que hizo que su interlocutor entornara los ojos, como para querer afinar el oído. Se sorprendió y se preocupó activando el instinto de tragar saliva. El sudor frío le hizo rememorar las pesadillas en las que gritas y no te oye nadie, en las que es imposible pedir ayuda porque tú miras a los demás y ellos no te ven, en las que el miedo es un tiovivo del que no te puedes bajar.

Después, y salvando un pequeño “gallo” inicial, pudo ir diciendo poco a poco, a modo de locomotora vieja, lo que pensaba. Llevaba horas sin hablar con nadie, sólo consigo mismo y en silencio, notando que la transcendencia del evento le presionaba hasta ahogarlo. A esas horas de la mañana aún no había escuchado su voz.

Poco a poco sus palabras salían directas y fluidas, empezó a encontrar la seguridad que sigue al miedo, esa que quiere resarcirse y perpetuarse, esa que hace que aumente la verborrea y que disminuya la capacidad de escucha, esa que impide reflexionar sobre por qué pasan las cosas.

Cuando terminó, porque fue más o menos capaz de percibir la cara de aburrimiento en su interlocutor, éste le espetó: “la próxima vez, antes de contármelo todo, te lo cuentas a ti mismo, en voz alta, y si te suena bien, pues ya vienes y lo cuentas en la ponencia que empieza en 30 minutos”.

Se buscó un rincón aislado en aquel inmenso hall de entrada para encontrarse solo, para entonar una cancioncilla que le protegiera, para poder escucharse y tomar conciencia de su actividad, de su vida y emprender el cometido que le esperaba, en el que los demás le verían, le escucharían y le sentenciarían.

Apretó y distendió músculos hasta notar algo de paz y sólo cuando se escucho iniciando con seguridad su ponencia durante unos minutos tuvo unas ganas inmensas de que llegara la hora, ahora sí sentía su voz.

Deja un comentario

Identificarme con mi cuenta de:



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas