Técnicas y trucos de persuasión.

Técnica 2. Convertir el momento en momentazo. Seleccionemos el mejor aquí y ahora posible y aparentemos que pasábamos por allí.

La persuasión tiene su momento y este es justo el anterior a que la necesidad por la que se persuade sea satisfecha. Es más útil hablar de comida antes de comer, de proyectos de trabajo cuando la jornada laboral aún no nos ha exprimido y de vacaciones cuando ya lo ha hecho (el exprimirnos) y necesitamos descansar y evadirnos.

A lo largo del día cualquier profesional experimenta una verdadera montaña rusa de sensaciones y emociones, unas positivas y otras no tanto. El medio en el que vivimos es de “tiempo variable”. La posibilidad de obtener un sí de ese profesional (a una reunión, una decisión de compra, una concesión de vacaciones) es mucho más probable si nuestra propuesta coincide con un momento positivo, con el tiempo (y el aire) a favor.

La predisposición favorable de nuestro interlocutor hacia la idea que le proponemos la podemos haber provocado nosotros allanando o abonando el terreno o aprovechando que nos lo hayan allanado otros. En todo caso debemos tener presente que “la Ocasión la pintan calva”, que no debemos dejar pasar el tren, el metro o cualquier otro artefacto con ruedas o alas para obtener el objetivo pretendido.

Conozco comerciales que persuaden a las assistant de los directivos para obtener información sobre cuando está o no “el horno para bollos”.

Elegir el momento es un acto de paciencia y de oportunidad, de control de la ansiedad y de valentía en la decisión, de saber cuando el cruce espacio-tiempo es el idóneo.

El arte de la persuasión consiste en saber “oler” cuando llega el momentazo y ahí aparecer y argumentar (pintar, mostrar, realizar, ejecutar…) para darle sentido y utilidad a todo integrando la necesidad y la solución, para coger justo el tren del que habíamos comprado el billete.

Deja un comentario

Identificarme con mi cuenta de:



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas